Un Lugar para Ti

Poesía peruana: Ludwig Saavedra

Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Ludwig Saavedra

(Lima, Perú 1985)

 

 

Estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado las plaquettes de poesía: Florece, 2009, El mar de vinilo, 2015; ambos con el sello Paracaídas editores. Los poemarios: Los arrecifes, edición cartonera a cargo de Amaru Cartonera, Hartado de sonidos y Al pie de la explosión, 2017 y 2018. Ha participado en diferentes festivales de poesía, ferias de libro, en Perú, Ecuador, Chile, Bolivia y el norte argentino. Es declamador de poesía itinerante, docente de Literatura en colegios, librero, editor del sello Huachumera editorial y la Revista Latinoamericana de Poesía Obayareti. Prepara dos nuevos libros y espera la Revolución de la mente y que arda todo.

 

 

Afrodita antea 

 

                                                                  …que la vida sea un disturbio incontrolable.

                                                                                                                              G. Paredes

 

Líbranos del tedio y lo conocido 

Benditos mis amigos se parecen a una banda de sicarios

Y cabalgan en dragones de sonrisa milenaria 

Gimiendo estamos en planicies de sonido violeta 

La ruta a la selva se parece a un sueño 

Han secuestrado las estrellas del dorso más obsceno de la playa de la noche

Olas tras olas de oscuridad han bailado junto a las fogatas de fuego verde 

Perros de diamante escuchando a Tom Waits 

A Dylan   a Centeno   a Duke    a Flor Pucarina 

A Chacalón 

Paso a paso en vértebras de humo 

Estrella ojos de aquí/ahora que nos mira 

Y que no miras    porque ves a la muchacha  Afrodita antea 

Que saluda a las flores a la salida de Calca 

Con un poema de filo infinito. 

 

 

K     

                                                                        A Gregor Samsara

Origen incierto    

Concierto para violín en La menor de Bach   

Nubes moradas 

Óleo hiriente de olas color miel 

Aeroplanos febriles en la garúa fría 

Placenteras   inconscientes ataduras al Samsara 

No es Brescia  K  es solo tristeza 

Vacío como el mar ojos de diamante 

Por ese malecón del cielo van 

Transgrediendo fronteras acústicas sotto voce 

Vagan en una constelación que palidece 

Saboreando la garúa 

¿A dónde conduce la poesía?

No lo sé  

Dan largos paseos por el eclipse estarcido

De un koam musitado 

Rito 

En las grietas que deja la ansiedad y la negrura.

 

 

Fiera salvaje

 

Agito el árbol de adverbios

A ver si uno   cae 

Tan    Pronto

Agito el árbol de adverbios 

A ver si uno  cae

Más 

Solo ahuyento las negras avecillas 

Que anidan en todas las palabras 

Y que se comen los puntos de las ies 

Que las hormigas me carcomen vivo 

Que las palabras son hormigas que no me carcomen   ni mucho menos 

Que los poetas han muerto hace 17 años 

Todos 

Que yo estoy muerto y aún así la gente que me encuentra 

En su camino me dice que 

Les he dado algo invaluable pero imposible

Que se apaga una luz 

Que me asedian hipócritas 

Que soy de lo peor 

Que no importa más que tener 

Un poco de tinta y papel. 

Un comentario

Responder a Federico Rivero ScaraniCancelar respuesta