Miércoles de «El cantar de la palabra»: Mateo Quintana

Poesía: Mateo Quintana

(Bogotá, 1993)

 

Hace tres meses lanzamos a través de nuestras plataformas Desde todas las veces se levantan cantos (2021), una antología literaria preparada por el proyecto literario El cantar de la palabra con el ánimo de reunir el trabajo creativo de estudiantes pertenecientes a la Facultad de Ciencias y Educación de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá. Durante los próximos miércoles estaremos difundiendo de manera individual las obras de algunas de las personas que hacen parte de este libro, con el deseo de que todo él sea curioseado, compartido y leído gracias a su descarga gratuita aquí.

 

Hoy nos acompaña un compañero siempre cercano a las letras: es docente de literatura, promotor de lectura, educador popular y fundador de la Biblioteca Popular La Montaña en la Localidad de San Cristóbal, entre otras cosas. Además, sigue en proceso de creación del poemario Lo difícil de estar conmigo, el cual seguramente será de acceso público próximamente.

 

 

 

I

 

Recorro los pasos que

trace en el viento.

El miedo es un insecto

que devora mis ojos.

La sangre que se agolpa

en mis cienes cae como

lluvia en el valle del

Olvido.

Sudo lombrices que arrojo

como piedras en las marchas de mi libertad.

Soy mi dictador favorito:

voto por mí para perpetuar

mi dolor.

 

 

 

II

 

Naturaleza

 

El cielo gris del fin de la tarde.

Atisbos de luz escapan entre

las nubes, el azul se mueve

en el tiempo

y la montaña se convierte

en el fondo del teatro.

 

Las aves cantan luego de la lluvia,

sus sonatas anuncian el inicio

de la calma y el vaho

que sube

rama por rama,

a los árboles que alzan

sus hojas orgullosas,

al viento de oriente

que las ha de llevar lejos;

 

quizás, hacia el canal donde el

agua cristalina se pudre

en su paso por la ciudad.

 

 

 

III

 

Recordar y nunca olvidar… nunca olvidar…

Madre de Buenaventura/Los Matachines de Buenaventura

 

La bala calla la boca.

El sol es una puerta

que se abre ante

el miedo.

Las nubes llevan el tiempo.

La lluvia escupe mentiras.

En mi cara mojada

florecen olvidos,

memoria de los silenciados,

bocas que se tragan la tierra.

Nudo en la garganta

que me cuelga de las ramas

de la locura.

Árbol de historias no vividas,

hojas de vidas no contadas,

la memoria es un regalo.

Memoria del dolor.

Memoria del adiós.

Memoria para la memoria.

Si los muertos escribieran estas líneas,

la boca callaría la bala.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir