Miércoles de «El cantar de la palabra»: Verónica Navarro Valencia

Poesía: Verónica Navarro Valencia

(Colombia)

 

Hace dos meses lanzamos a través de nuestras plataformas Desde todas las veces se levantan cantos (2021), una antología literaria preparada por el proyecto literario El cantar de la palabra con el ánimo de reunir el trabajo creativo de estudiantes pertenecientes a la Facultad de Ciencias y Educación de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá. Durante los próximos miércoles estaremos difundiendo de manera individual las obras de algunas de las personas que hacen parte de este libro, con el deseo de que todo él sea curioseado, compartido y leído gracias a su descarga gratuita aquí.

 

La poeta que nos acompaña en esta ocasión, Verónica, acogió su nombre “de su abuela paterna: la partera, la campesina, la mujer de caderas grandes y fuertes que cultivaba el alimento, la palabra y la memoria, de la cual heredó el canto y la necesidad de entender las múltiples voces, acciones y deseos que la habitan” y quizá esa misma razón hace que su escritura sea a un tiempo cálida y recia, fuerte y delicada; hecha toda, en suma, de intensidad. ¡Pásense!

 

 

 

Diario de campo

 

Me pongo el sol al hombro y el mundo es amarillo

Facundo Cabral

 

Cuando se escucha el sabio consejo de la montaña,

el eco de la voz silenciosa,

las memorias y pasos del viento

que me susurran y despojan de mi ropa,

me permiten sentir la caricia profunda que el sol,

un año cualquiera le hizo a mi alma;

mientras yo cantaba como pájaro en cortejo

el amor profundo me paría.

 

Yo misma me bautizaba,

y con seudónimo permanente dirigí mis pasos hacia otro camino,

que ya no era recto;

como hormiga escalando entre las ramas de los árboles,

siguiendo su forma hasta llegar al punto más alto,

donde la vida me obligaba a detenerme;

feliz, no ponía ningún reproche

porque llegando a lo alto del camino,

donde la vida se observa diferente

y yo, pequeña hormiga,

sabía que no hay error en detenerse

que la contemplación significa el éxito de la guerra contra el feroz tiempo,

entendiendo que había vencido las garras de la vida y la muerte,

que me detenía para guardar en mi memoria a la felicidad infinita.

Me entregaba al vacío sin miedo,

al vuelo desconocido, que pronto,

al darme cuenta de la distancia,

emprendí con el canto atravesado.

Y como ya me lo habías dicho,

con la alegría de quien agradece, pero profundamente desea más.

 

 

 

Los amantes de Remedios Varo

 

Observando Los Amantes de Remedios Varo (1963)

 

Los dos rostros

sumergidos en el sueño al despertar sobreviven.

 

Encuentro el reflejo de mi alma

en el torrente que desenmascara los problemáticos sucesos que los unen.

 

Cada mañana los amantes se inundan de lágrimas desesperadas,

buscando,

tiempo a tiempo,

el secreto de la imagen que les recuerda

los días azules

en que se podía

caminar sobre el agua.

 

 

 

Escucha este paisaje

 

Hiede a color rojo

esta bandera amarilla.

 

Nacimos en el intermezzo de un siglo que nos domina,

mientras tanto

saboreamos la sangre de otro hermano.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir