Arte dramático de Mexico: OZ Jiménez

OZ Jiménez

(Guadalajara, 1988)

 

Es actor, director, productor y dramaturgo. Integrante de “Colectivo Transeúnte”  y  “A la Deriva Teatro”. Cuenta con mas de 15 puestas en escena profesionales. Los hombres lobo viven en mi closet “es un viaje que nos enseña que las pequeñas diferencias nos hacen especiales en un modo particular. Nos aventura a comprender que un minotauro sin cuernos es tan intrépido y valiente como cualquier otro minotauro, o que un vampiro sudorívoro no tiene por qué avergonzarse de preferir el sudor a la sangre…”

 

 

 

Los hombres lobo viven en mi closet

 

 

 

A farId, por bailar conmigo en luna llena.

Empujada por susana romo y tallereada con amaranta leYva y berta HIrIart.

Gracias infinitas a las tres.

 

 

 

NOTA DEL AUTOR

 

Estuve tentado a llenar el texto de acotaciones, a describir lugares y plantear intenciones; estuve tentado a describir a los personajes, a marcar pausas y pausa larga, a marcar las entradas y salidas de los ac- tores; estuve tentado a hacer tantas cosas que preferí no hacer ninguna.

 

Así como hay una historia detallada en mi cabeza, habrá una historia detallada en la cabeza del lector, una más en la cabeza del director y lo más importante, una más en la cabeza de los niños; por eso preferí no hacer un montón de anotaciones que puedan fracturar la imaginación de aquellos que se topen de frente con los hombres lobo.

 

 

 

PERSONAJES

 

Farid

Óscar

Mamá

Elton, el minotauro sin cuernos

Mamá minotauro

Papá minotauro

Freddy, el vampiro sudorívoro hans

Solo

Leia

Ellen, la bruja que odia las escobas

 

1

 

Farid: A mí me da miedo la oscuridad.

Óscar: A mí también.

Farid: Las cucarachas.

Óscar: A mí no.

Farid: Los espíritus.

Óscar: Tampoco.

Farid: Los tiburones.

Óscar: Sólo si viviéramos en la playa.

Farid: Pie Grande.

Óscar: No, tampoco.

Farid: ¿Te imaginas cómo le huelen los pies?

Óscar y Farid: ¡Guácala!

Óscar: Lord Volde…

Farid: ¡Ey! El que no debe…

Óscar: y Farid: … ser nombrado.

Farid: Mi mamá cuando está enojada.

Óscar: Ésa es la que me da más miedo de todas.

Farid: Ja, ja, ja, ja.

Óscar: Los hombres lobo.

Farid: No existen.

Óscar: ¿Cómo sabes?

Farid: Nunca he visto uno.

Óscar:Pues porque viven en otro lado, con todos los demás monstruos.

Farid: ¿Debajo de la cama?

Óscar: No, no creo que quepan todos.

Farid: En el clóset.

Óscar: Puede ser, es más grande.

Farid: ¿Tú crees que adentro del clóset hay otros mundos?

Óscar: El de los hombres lobo, por ejemplo.

Farid: Creo que sí me dan miedo los hombres lobo.

Óscar: …

Farid: ¿Por qué te pones un traje? Los hombres Lobo viven en mi clóset

Óscar: Porque es mi graduación.

Farid: ¿Los hombres lobo no destruyen tu ropa?

Óscar: Pues no. Creo que sólo puedes entrar en su mundo, pero después ya no se puede salir.

Farid: ¿Y qué pasa con el mundo de los minotauros y el de las brujas y el de los vampiros y el de las sirenas y el de los hombres mosca y el de los aliens y el de…?

Óscar: No creo que haya tantos mundos dentro de un clóset.

Farid: Quién sabe; a veces en la noche escucho ruidos.

Óscar: Pues supongo que si esos mundos existen funcionan igual que el de los hombres lobo; puedes entrar, pero ya no puedes salir.

Farid: ¡Pues qué bueno! Si no, algún monstruo hubiera destruido el traje que te regaló Fer.

Óscar: Y ya no tendría traje de graduación.

Mamá: Ya vámonos; si no vamos a llegar tarde.

Óscar: Vámonos que hoy… hay… ¡¡fiesta!!

Farid: Siiii.

 

 

2

 

Farid: Mamá, ¿y Óscar?

Mamá: No sé.

Farid: ¿Por qué no ha venido a la casa?

Mamá: No sé.

Farid: ¿Dónde está?

Mamá: No sé, Farid; ya te dije que no sé.

Farid: ¿Y no estás preocupada?

Mamá: Sí.

Farid: Pero dónde está.

Mamá: Que no sé.

Farid: ¿Va a regresar?

Mamá: Farid, ponte a hacer tarea.

Farid: Mamá, ¿y si se lo llevaron los hombres lobo?

Mamá: Tal vez.

Farid: No, mamá, no digas eso; él le tiene miedo a los hombres lobo.

Mamá: ¿Cuáles hombres lobo?

Farid: Los que viven en su clóset; él les tiene miedo, me dijo, y también escuché cuando le dijo a Fer que tenía miedo del clóset, es porque ahí viven los hombres lobo.

Mamá: Farid, ponte a hacer tarea.

Farid: Mamá, tenemos que ir a buscarlo al mundo de los hombres lobo; está solito, qué tal que le hacen daño.

Mamá: … Espero que no.

 

 

3

 

Óscar: Farid, ayúdame.

Farid: ¿Óscar?

Óscar: Me tienen atrapado; tengo miedo.

Farid: Hermanito, ¿eres tú?

Óscar: Farid, no quiero estar aquí adentro; me da miedo, está oscuro.

Farid: ¿Qué hago?

Óscar: Ven por mí.

Farid: No puedo entrar; me van a atrapar.

Óscar: ¡Ayúdame!

Farid: Hermano, no. ¡Mamá, mamá!

Mamá: ¿Qué pasó?

Farid: Óscar está atrapado en el clóset… los hombres lobo… tenemos que ir.

Mamá: Tuviste una pesadilla.

Farid: No, me habló de adentro, mamá; está atrapado.

Mamá: Farid, duérmete; tuviste una pesadilla, los hombres lobo no existen.

Farid: ¿Cómo sabes?

Mamá: Nunca he visto uno.

Farid: Pues porque viven en otro lado, con todos los demás monstruos.

Mamá: Ya, Farid, a ver, me voy a quedar a dormir contigo para que ya no tengas pesadillas, pero ya duérmete, mañana hay escuela.

Farid: Mamá, si no me acompañas, voy a ir yo a rescatar a Óscar.

Mamá: Ay, mi niño… pues si vas, ve con cuidado.

 

 

4

 

Farid: Bueno, creo que es hora; tengo mucho miedo, pero una vez mi hermano me dijo que uno se tiene que volver valiente para defender a los que ama y yo sé que mi hermano se metería al clóset por mí, y eso voy a hacer, porque amo a mi hermano; no importa si adentro haya brujas, o vampiros u hombres lobo, si mi hermano está en peligro, yo seré valiente por él. A la una… a las dos… a las… ¡treeeeeeeeeeeeeeees!… ¿Dónde estoy?

Voz: Depende.

Farid: ¿Depende de qué?

Voz: De dónde quieras estar.

Farid: Quiero estar con mi hermano.

Voz: No, ahí no se puede.

Farid: ¿Por qué no?

Voz: Porque él está en otra ciudad que no es ésta.

Farid: Entonces no puedo estar donde yo quiera.

Voz: Sí, donde tú quieras, pero de esta ciudad.

Farid: ¿En qué ciudad estamos?

Voz: En Minos.

Farid: No sabía que había una ciudad que se llamaba Minos.

Voz: Dentro del clóset existe.

Farid: Estoy dentro del clóset; oye, necesito encontrar a mi hermano.

Voz: ¿Se perdió?

Farid: Se lo llevaron los hombres lobo.

Voz: Ah, entonces no se perdió; está en Licantropía, la ciudad de los hombres lobo.

Farid: Oye, debo rescatarlo antes de que se convierta en hombre lobo.

Voz: Pfffff, tu hermano ya es un hombre lobo; yo lo vi, se le nota.

Farid: No, pero todavía puedo rescatarlo. ¿Tú puedes ayudarme?

Voz: No, yo no puedo ayudar a nadie.

Farid: ¿Por qué?

Voz: Porque soy… ¡Un minotauro!

Farid: ¿Sin cuernos?

Elton: Sí… sin cuernos; ves, ves lo que te digo, cómo puedo ayudar a alguien si no tengo cuernos, es decir, no puedo hacer nada. ¿De qué sirve ser un minotauro si no vas a tener cuernos? Se supone que nosotros cuidamos el laberinto y aterrorizamos a los que se pierden aquí, pero yo, sin cuernos… ¿Cuántos años tienes?

Farid: Siete.

Elton: ¿Y te doy miedo?

Farid: No.

Elton: Ves, ves, ni siquiera a un niño de siete años le doy miedo, por eso mi papá está decepcionado de mí.

Farid: ¿Tu papá está decepcionado de ti?

Elton: Bueno, no me lo dice, pero yo sé que sí; imagina tener un hijo minotauro sin cuernos.

Farid: Yo creo que estás muy chico y por eso no te han salido los cuernos, a mí me pasa lo mismo con los dientes.

Elton: Tengo dieciocho años.

Farid: Mi hermano también tiene dieciocho años y a él ya le salieron todos los dientes.

Elton: Ves.

Farid: ¿De verdad no me puedes ayudar? elton: Sólo si tú me ayudas a mí.

Farid: ¿Y yo cómo te puedo ayudar? elton: Verás, niño…

Farid: Me llamo Farid.

Elton: Verás, Farid, se supone que en Minos nunca entran los humanos; cualquier humano que entre, tendrá que ser aprehendido, y llevado ante el rey.

Farid: Aja.

Elton: Y tú eres un humano y el rey es mi papá; así que te propongo algo, déjame aprehenderte, llevarte con mi papá y después te ayudo a llegar a Licantropía.

Farid: ¿Y qué le hacen a los humanos que capturan?

Elton: Pues… los vuelven esclavos.

Farid: Entonces no.

Elton: Farid, Farid, espera. Mira, yo… quiero que mi papá esté orgulloso de mí, aunque no tenga cuernos; si le demuestro que soy capaz de capturar a un humano, él… va a creer un poco más en mí.

Farid: Pero yo tengo que encontrar a mi hermano.

Elton: Sí, lo sé, por eso nos vamos a ayudar; tú me dejas capturarte, y después yo mismo te libero y te ayudo a llegar a Licantropía.

Farid: Es una tontería que tu papá no te acepte sólo porque eres diferente.

Elton: Lo sé, yo tampoco lo entiendo; sé hacer muchas otras co- sas, soy un experto en vigilancia, sé llevar perfectamente las cuentas de humanos capturados, pero parece que eso no importa, aquí lo importante es tener los cuernos más grandes.

Farid: Está bien, te voy a ayudar.

Elton: ¿De verdad? Muchas gracias, niño Fajir. Por cierto, me llamo Elton.

Farid: Y yo Farid, no Fajir.

 

 

5

 

Elton: Su alteza real, soberano de Minos, padre mío, el gran mi- notauro que trajo prosperidad a su ciudad, yo, tu humilde siervo-hijo del que alguna vez estuviste decepcionado, te traigo un presente, un prisionero, ¡un humano!, de nombre Fajir, que se atrevió a pisar nuestra ciudad-laberinto; acéptalo como tu esclavo y considéralo parte de mis disculpas por haber nacido sin cuernos.

Mamá minotauro: Tu papá no está.

Elton: ¿Madre?

Mamá minotauro: Y no sé por qué dices que tu padre está decepcionado de que no tengas cuernos.

Elton: Tú has visto cómo me trata.

Mamá minotauro: ¿Y cómo te trata?

Elton: Me trata… diferente; no me trata como a mis hermanos o como a los demás soldados.

Mamá minotauro: Porque tiene miedo.

Elton: No digas eso de papá; él es el minotauro más valiente de todos los tiempos.

Mamá minotauro: Y por lo mismo tiene miedo; los minotauros no son valientes porque no le teman a nada, sino porque le temen a lo que es realmente importante, y tú eres muy importante para él; tiene miedo de que te puedan hacer daño, Elton; no tienes cuernos con quedefenderte y no todas las criaturas del laberinto son buenas; habrá minotauros que te querrán hacer daño por tu condición; creerán queeres más débil o más vulnerable.

Elton: Pero eso es una tontería; he ganado duelos cuerpo a cuerpo, entreno todos los días, soy un minotauro fuerte.

Mamá minotauro: Eso no le quitará el miedo a tu padre; debes entenderlo, él sólo está un poco asustado, pero jamás, jamás estaría decepcionado de ti.

Elton: ¿Y dónde está?

Mamá minotauro: Salió a buscarte y aún no regresa; creyó que algo malo te había sucedido.

Elton: ¿Y si le pasó algo malo a él?

Mamá minotauro: Yo temo lo mismo, pero se llevó a todos los guar- dias para buscarte y ahora lo único que podemos hacer es esperar.

Elton: No, mamá. Yo iré a buscarlo.

Mamá minotauro: Elton, tú no… tú no tienes cuernos y…

Elton: Y no importa, mamá; tengo muchas otras habilidades, ser diferente no me hace débil o me hace menos; encontraré a papá, Farid me ayudará.

Mamá minotauro: ¿Quién es Farid?

Elton: Mi amigo humano.

Mamá minotauro: Creí que era un prisionero.

Elton: Quería que mi padre me aceptara por haber atrapado a un humano, pero la verdad es que Farid no es un invasor; él viene a buscar a su hermano, se lo llevaron los hombres lobo.

Farid: Así es, señora minotauro.

Mamá minotauro: Fordia, llámame Fordia.

Elton: Mamá, nos vamos.

Mamá minotauro: Elton, te he dicho que no y así será; no voy a exponerte a algún peligro.

Elton: Mamá, soy el príncipe de Minos, soy el futuro rey; tengo que encontrar a mi papá.

Mamá minotauro: Te he dicho que no, Elton; tal vez serás el próximo rey, pero como tu madre te ordeno quedarte en casa.

Elton: Mamá, soy el único que puede ayudar a papá.

Mamá minotauro: ¿Por qué dices eso?

Elton: Porque lo conozco mejor que nadie, porque soy su hijo y porque soy el minotauro sin cuernos más valiente que existe en Minos.

Mamá minotauro: Elton, no se trata de valentía; se trata de…

Elton: De amor, mamá, de amor y de valor y de deber.
mamá minotauro: …

Elton: Lo siento mucho, reina mía, pero como príncipe heredero al trono le suplico no retenerme en mi deber, ya que si lo hace, encontraré la manera de hacerlo de todos modos y tendré que hacerlo sin su permiso; mejor deme un beso y pídale a las estrellas que tanto el rey, como Fadir, como yo, regresemos con bien a casa.

Mamá minotauro: Elton…

Elton: Confía en mí, mamá.

Mamá minotauro: Que los grandes y sabios cuernos de Minos protejan tu camino, mi niño, el tuyo y el de tu amigo humano. Vuelve pronto.

Elton: Así lo haré, mamá.

 

 

6

 

Elton: ¡Papá!

Farid: Elton, tengo miedo; me da miedo la oscuridad.

Elton: A mí también, Farid, pero éste no es momento de tener miedo; así como tú necesitas encontrar a tu hermano, yo necesito encontrar a mi papá. ¡Papá!

Farid: Espera, Elton.

Elton: ¿Ahora qué pasa, Farid?

Farid: Escucha.

Elton: Son voces, vienen de aquel montón de troncos; espera, eso parece una especie de cárcel dentro de un agujero cubierto de hojas. ¡Papá!

Papá minotauro: ¡Elton!

Elton: ¡Papá! ¿Qué sucedió?

Papá minotauro: Estábamos buscándote y caímos en esta trampa; ahora no podemos salir, la llave está aquí dentro, pero está debajo de la reja del piso, en el fondo de este hoyo y ahí no podemos entrar.

Elton: Papá, tal vez yo puedo entrar.

Papá minotauro: Ningún minotauro puede entrar, Elton.

Elton: Papá, yo no tengo cuernos, eso me vuelve más ágil, más flexible y además más ligero y pequeño; déjame intentarlo.

Papá minotauro: Necesitarás ayuda ahí dentro para volver a trepar y ninguno de nosotros puede caber.

Elton: Mi amigo Fajir me ayudará. ¿Verdad, Fajir?

Farid: Sí, yo te puedo ayudar.

Papá minotauro: Si ayudas a mi hijo, estaré en deuda contigo, pequeño humano.

Elton: Hagámoslo, Fajir; ven, baja tú primero, eso es.

Farid: Ahora tú; apóyate en mis hombros, eso, un poquito más. elton: Listo, busca la llave.

Farid: No la veo.

Elton: Busca un reflejo de luz, la luna debe brillar en esa llave.

Farid: Aquí está, pero está llena de arañas.

Elton: Odio las arañas.

Farid: Yo también.

Elton: ¿Qué hacemos?

Farid: Mi hermano dice que uno necesita ser valiente para defender a los que ama.

Elton: Seamos valientes juntos.

Farid: Vamos, pues.

Elton: Ayúdame a soplarles fuerte para que se vayan. Fuera de aquí, mugrosas arañas; no les tenemos miedo y venimos a quitarles esa llave.

Farid: Se están yendo, Elton.

Elton: Sigue soplando.

Farid: ¡Funcionó, funcionó! Tengo la llave.

Elton: Regresemos entonces; tú primero.

Farid: Listo, dame la mano.

Elton: Eso es, Farid.

Farid: Ya casi, ya casi, un poquito más, Elton, sólo un poquito más.

Elton: ¡Papá, tengo la llave! Salgamos de aquí.

Papa minotauro: Hijo, humano… gracias.

Elton: ¿Qué pasó, papá? ¿Cómo cayeron aquí?

Papá minotauro: Salimos a buscarte.

Elton: ¿A mí por qué?

Papá minotauro: Pensé que algo malo te había ocurrido; saliste de la casa sin decir nada y ya habías tardado demasiado.

Elton: Yo… fui a buscar a un humano, para que tú no te sintieras decepcionado de mí.

Papá minotauro: Yo nunca estaré decepcionado de ti, Elton; es sólo que a veces los padres pensamos que nuestros hijos al ser diferentes son débiles o faltos de carácter, pero hoy me has demostrado que eres muy valiente; eres más valiente que todo el ejército de Minos. Y a ti, humano llamado Farid…

Farid: Me llamo Farid, señor poderoso, rey minotauro.

Papá minotauro: Farid, he escuchado tu nombre en este lado del clóset; un hombre lobo llamado Óscar habla mucho de ti.

Farid: Es mi hermano; necesito encontrarlo.

Papá minotauro: Él está en Licantropía, para llegar ahí tendrás que ir a Colminia, la ciudad vampiro, y después a Calderia, la ciudad bruja; después llegarás a Licantropía.

Farid: Entonces iré para allá.

Elton: Farid, estoy en deuda contigo; me gustaría acompañarte, pero este viaje tienes que hacerlo solo; encuentra a tu hermano, tal vez él huyó aquí porque se siente diferente; dile cómo me ayudaste a mí, cuéntale mi historia; dile que no es malo ser diferente, nadie es igual a otro, hasta los gemelos son diferentes; hazle entender eso; sé valiente por él y ayúdalo a regresar.

Farid: Eso haré, Elton, gracias… y adiós.

 

 

7

 

Mamá: Llevas mucho tiempo haciendo eso, ¿no crees?

Farid: Estoy buscando diferencias.

Mamá: ¿Diferencias de qué?

Farid: Pues las diferencias que tengo con otras personas.

Mamá: Tienes muchas diferencias, todas las personas somos diferentes.

Farid: Mamá, ¿tienes fotos de Óscar de cuando tenía siete años?

Mamá: Creo que sí; en algún lugar deben de estar.

Farid: ¿Puedo verlas?

Mamá: ¿Para qué quieres ver fotos de tu hermano?

Farid: Para ver si nos parecemos.

Mamá: Se parecen mucho; son casi igualitos.

Farid: ¿Cuando sea grande voy a ser como él?

Mamá: Puede que te parezcas a él, pero no creo que seas como él; a ti te van a gustar cosas diferentes, música diferente, películas diferentes.

Farid: Seré igual de valiente que él.

Mamá: Entonces serás muy valiente.

Farid: Mamá, ¿crees que mi hermano se fue porque se siente

diferente?

Mamá: Tal vez, Farid; él… es diferente.

Farid: Pero dices que nos parecemos.

Mamá: Es diferente en otras cosas, Farid; mira, ya mejor deja de pensar en eso y vamos a cenar.

Farid: ¿Lo quieres, mamá? ¿Quieres a mi hermano aunque sea diferente?

Mamá: Con todo mi corazón.

 

 

8

page15image311040 page15image310848

Farid: Hola.

Freddy: ¿Te mandó mi mamá? Dile que no voy a beber sangre, no me gusta.

Farid: ¿Eres un vampiro?

Freddy: ¿Tú no?

Farid: No, yo vengo de afuera del clóset.

Freddy: ¿Humano?

Farid: Sí.

Freddy: Cuídate, los vampiros chupan sangre; aquí casi no hay humanos, por eso beben sangre de animales, pero cuando llega algún humano… ten por seguro que te van a querer morder.

Farid: ¿Tú no me quieres morder?

Freddy: ¡Iuk, no! Qué asco.

Farid: ¿No te gusta la sangre?

Freddy: No; supongo que no soy un vampiro normal, supongo que soy…

Farid: Diferente.

Freddy: Sí.

Farid: Mi hermano también es diferente; es un hombre lobo.

Freddy: ¿Y tú por qué no eres un hombre lobo?

Farid: No sé; mi papá tampoco es un hombre lobo, ni mi mamá una mujer lobo.

Freddy: Uno, no existen las mujeres lobo, sólo hay hombres lobo. Dos, si ni tú ni tu papá son hombres lobo, ¿no has pensado que ustedes son los diferentes?

Farid: Del otro lado del clóset no hay hombres lobo.

Freddy: Pues de este lado hay un montón y casi no hay humanos; de hecho, en este momento eres el único humano dentro del clóset, y déjame decirte algo, eso te hace “el diferente”.

Farid: ¿Y eso es malo?

Freddy: No, para mí no; incluso aquí en Colminia entre vampiros no somos iguales; a mí, por ejemplo, no me gusta la sangre.

Farid: ¿Y qué comes?

Freddy: Sudor.

Farid: Guácala el sudor.

Freddy: Qué te pasa. La sangre es muy dulzona, el sudor es más saladito; sabe mejor y nadie se marea si suda mucho; en cambio si sangran mucho… puede haber consecuencias mortales.

Farid: Pero el sudor tiene muchas bacterias.

Freddy: La sangre también; además el sudor tiene sus ventajas, por ejemplo, cuando tengo apetito sólo debo correr un poco y después comerme todo lo que sudo, así que nunca moriré de hambre.

Farid: Eso es como comerte a ti mismo.

Freddy: Vaya, canibalismo vampiriano; nunca lo había pensado así.

Farid: ¿Sabes cómo puedo llegar a Licantropía?

Freddy: Sí, tienes que atravesar toda la ciudad y detrás de esas montañas, por donde sale el sol, está Calderia, la ciudad bruja, llegando ahí tienes que doblar a la izquierda y te encontrarás de frente con Licantropía.

Farid: Pero… si atravieso la ciudad, ¿no crees que alguno de tus amigos vampiros quiera chuparme la sangre?

Freddy: Uno, no tengo amigos; dos, sí, seguramente te van a chupar la sangre.

Farid: ¿Y cómo haré para atravesar la ciudad sin que me chupen la sangre?

 

Freddy: Hazlo de día.

Farid: ¿Día?

Freddy: ¿Nunca has leído historias de vampiros, o qué?

Farid: Mi hermano me contaba algunas.

Freddy: ¿Y nunca te dijo que los vampiros le temen al sol, o qué? Farid: Sí, pero…

Freddy: ¿Entonces?

Farid: Pues también me dijo que todos los vampiros chupaban sangre, y mírate.

Freddy: Bueno, soy el diferente, qué te puedo decir.

Farid: ¿Te gusta ser diferente?

Freddy: A veces sí, otras no; muchas veces los vampiros no lo entienden y me juzgan; creen que porque no bebo sangre nunca voy a tener una vida normal, por ejemplo, que nunca tendré amigos, o pareja, o que nunca me voy a casar ni voy a tener hijos porque a mi esposa le va a gustar la sangre y a mis hijos también, y yo al no ser un cazador, no podré llevar comida a casa.

Farid: ¿Y si te consigues una esposa que tampoco le guste la sangre?

Freddy: Podría ser, aunque no hay muchos como yo; la mayoría son sanguinívoros, los sudorívoros somos pocos, y hay algunos sudorívoros que comen sangre aunque no les guste, ya sabes, por mantenerse en la “aparente normalidad”.

Farid: Yo nunca me comería algo que no me gusta.

Freddy: Yo tampoco.

Farid: Bueno… a veces me como el brócoli porque me obliga mi mamá.

Freddy: Cuando tenía tu edad, también comía sangre porque me obligaba mi mamá, pero ahora me rehúso totalmente.

Farid: Yo también algún día dejaré de comer brócoli. Oye, ¿qué es la “aparente normalidad”?

Freddy: Es cuando haces cosas que no van contigo o con tu personalidad para quedar bien con todos los demás.

Farid: Si mi hermano está en Licantropía, ¿crees que viva en la aparente normalidad con los otros hombre lobo?

Freddy: ¿Hace cuánto que tu hermano está de este lado del clóset?

Farid: Dos semanas.

Freddy: Mmmm… entonces, pequeño amigo, yo creo que tu hermano vivía en la aparente normalidad de aquel lado del clóset, del de los humanos, pero cuando está aquí adentro, es realmente él mismo.

Farid: ¿Crees que quiera regresar conmigo?

Freddy: No lo sé; deberías preguntárselo.

Farid: Mañana vendré y atravesaré Colminia para encontrar a mi hermano.

Freddy: Ésa es la actitud; yo te ayudaré.

Farid: ¿De verdad?

Freddy: Sí. Mañana que vengas trae contigo un regalo para la reina de Calderia, es requisito para entrar a la ciudad bruja.

Farid: Muy bien.

Freddy: Bueno, amiguito, me iré a correr porque ya me dio hambre; nos vemos mañana.

Farid: Oye, pero vendré en el día. Freddy: Traeré sombrilla.

 

9

 

Mamá: ¿Y ahora qué te duele?

Farid: La panza, mucho, mucho.

Mamá: Farid, me tengo que ir a trabajar y tú tienes que ir a la escuela.

Farid: Pero de verdad, mamá, tengo que ir al baño a cada rato; estoy enfermo de la panza.

Mamá: No puedo dejarte solito.

Farid: No me va a pasar nada.

Mamá: ¿Dónde se mete tu hermano cuando lo necesito?

Farid: Al clóset.

Mamá: Ya te dije que no digas esas cosas.

Farid: Pero es cierto, mamá, está en el clóset; ahí sí puede ser como es de verdad; acá afuera él no puede ser él mismo y tiene que vivir en la “aparente normalidad”, pero ahí adentro sí puede ser él.

Mamá: ¿Y qué se supone que es tu hermano?

Farid: Un hombre lobo.

Mamá: Ya mejor vístete y vámonos a la escuela.

Farid: Mamá, de verdad estoy muy enfermo.

Mamá: Farid, me da pendiente dejarte solito.

Farid: Mamá, no te preocupes; te prometo que no me voy a salir de la casa, ni voy a prender la estufa, ni voy a hablar con extraños, ni nada de eso, te lo prometo.

Mamá: No, Farid, no puedo dejarte solo.

Farid: Lo siento mucho, mamá mía, pero como niño heredero a la silla cabecera de la casa le suplico no obligarme a asistir a la escuela, ya que si lo hace probablemente vomite en mi uniforme; mejor deme un beso y pídale a las estrellas que mi pancita mejore.

Mamá: Ay, Farid, de dónde sacas tantas ocurrencias. Le voy a llamar a Janeth, la niñera, que se quede aquí contigo.

Farid: Bueno, pero que no se meta a mi cuarto, que se quede en la sala.

Mamá: ¿Y eso por qué?

Farid: Pues… porque… me duele la panza y tal vez me eche pedos y me va a dar vergüenza.

Mamá: Ja, ja, ja. Ay, Farid, está bien, le llamo a Janeth para que venga; ya me voy y ya deja de pensar en cosas de tu hermano; él no es un hombre lobo; si él fuera un hombre lobo, tu papá también lo sería y yo sería una mujer lobo.

Farid: Las mujeres lobo no existen, mamá, y Óscar es diferente, y lo sabes.

Mamá: Sí, lo sé.

Farid: Mamá, ¿por qué Óscar no puede ser el mismo afuera del clóset?

Mamá: Porque a veces las personas somos muy ciegas; vemos sólo con los ojos y nos da miedo lo que es diferente.

Farid: ¿A ti te da miedo mi hermano? mamá: No sé, Farid, no sé.

 

10

 

Freddy: ¿Un collar? ¿En serio le trajiste un collar?

Farid: Es una reina, le deben gustar las joyas.

Freddy: Bueno, la reina de Calderia no es precisamente una reina normal; ella es…

Freddy y Farid: Diferente.

Farid: Tu ciudad me da miedo y eso que es de día.

Freddy: ¿Por qué te da miedo? Es como la tuya, sólo que sin gente.

Farid: Por eso me da miedo; nunca había visto una ciudad así de sola.

Freddy: Los seres vivos casi siempre le tenemos miedo a lo que es diferente a nosotros, ¿recuerdas? Mi ciudad te da miedo porque es diferente a la tuya.

Farid: Tienes razón. ¿No tienes calor, el sol está muy fuerte?

Freddy: Si el sol me da en alguna parte de mi cuerpo, me quemo, por eso me puse todo esto.

Farid:¿Y los lentes eran necesarios aun con la sombrilla?

Freddy: Uno, un par de lentes siempre son necesarios; dos, me veo es-pec-ta-cu-lar.

Farid: ¿Qué es eso?

Freddy: ¿Espectacular?

Farid: No, eso que viene ahí.

Freddy: Vampiros… ¡VAMPIROS! Rápido, métete debajo de mi gabardina, rápido, rápido.

Hans: Pero mira lo que tenemos por aquí.

Freddy: Hola, Hans.

Solo: Un sudorívoro.

Freddy: Hola, Solo.

Leia: Ey, ya vámonos. No hay necesidad de hacer esto.

Hans: ¿De hacer qué, Leia?

Leia: De molestarlo. Vámonos ya, si mi madre se entera de que llegué pasando el amanecer, se pondrá histérica, mi hora límite de llegada son las 6:30 a. m. Y ya son las diez.

Solo: Vamos, Leia, no lo vamos a molestar; sólo veremos si quiere comerse nuestro sudor.

Hans: Qué dices, Fred. ¿No estás hambriento?

Freddy: Uno, me llamo Freddy, y dos, no, acabo de cenar, gracias.

Solo: Freddy, ¿por qué no te gusta la sangre, te da miedo?

Freddy: El hecho de que no consuma ese viscoso líquido no quiere decir que…

Hans: Pruébala, Freddy; ten, aquí hay un botecito lleno de sangre; prueba que no le tienes miedo.

Freddy: No, gracias, Hans; no voy a caer en provocaciones.

Leia: Ya déjalo, Hans.

Hans: ¿Qué pasa, Freddy? ¿Aún tienes colmillos de leche?

Freddy: Me dio gusto saludarlos, chicos; nos vemos más tarde.

Hans: Te vas a beber toda la sangre del botecito, Freddy, si no quieres que les diga a todos en la escuela que eres un sudorívoro.

Farid: Ya déjenlo tranquilo.

Solo: Vaya, un vampirito. ¿Es tu hermano, Freddy? ¿Sabe que eres sudorívoro?

Farid: Uno, no tiene nada de malo ser sudorívoro; dos, soy un humano, por eso no vengo cubierto de pies a cabeza como ustedes.

Leia: ¿Humano? ¿De verdad?

Freddy: Te dije que te quedaras bajo la gabardina.

Farid: Sí, humano de verdad.

Hans: ¿Y no estás aterrado de que te vayamos a chupar la sangre?

Farid: Estoy aterrado de que ella me vaya a chupar la sangre, de ti y de tu amigo no; ustedes son sudorívoros, y unos muy cobardes por no admitir que lo son sólo para vivir en la “aparente normalidad”.

Freddy: ¿Qué?

Leia: Hans, ¿vas a dejar que este humano te diga eso? Demuéstrale que eres sanguirívoro y tómate todo el botecito de sangre de venado.

Hans: Tranquila, Leia, no tengo que hacerlo.

Farid: Muérdeme entonces.

Hans: ¿Qué?

Farid: Muérdeme.

Leia: Muérdelo, Hans.

Hans: Mejor vámonos; tengo que llegar temprano a casa.

Farid: ¿Y no me vas a morder? ¿Qué vampiro sanguinívoro se negaría a la sangre humana tan escasa de este lado del clóset? hans: Mira, humanito, no me molestes porque si no…

Farid: ¿Si no qué? ¿Me vas a poner a correr para beberte mi sudor?

Leia: No puedes estar diciendo eso de mi amigo Hans.

Farid: Pues también lo digo de Solo; ésos no son sanguinívoros, lo sé por el color de sus dientes.

Hans: Cierra la boca, humanito… hijo… de… ya, vámonos.

Solo: Hans, pero…

Hans: Vámonos, Solo; deja a estos raros aquí. Suerte con tu humanito, Freddy.

Leia: Hans, ¿por qué no me dijiste que…?

Hans: ¡Ya vámonos, dije!

Farid: No creo que te vuelvan a molestar.

Freddy: ¿Cómo supiste que eran sudorívoros? Yo nunca…

Farid: Sus dientes estaban más blancos; la sangre debe ser como las paletas de la rosa, te pintan la lengua y los dientes rojos; ese Hans es como tú, pero tú eres más valiente.

Freddy: Ni tanto, tuviste que defenderme.

Farid: Eres más valiente que él porque tú no te escondes de los demás y eres auténtico; creo que todos los diferentes son auténticos y eso los vuelve valientes, además mi hermano dice que uno se tiene que volver valiente para defender a los que ama.

Freddy: Ser diferente en un mundo de iguales es un acto de va- lentía, ¿cierto?

Farid: Cierto.

Freddy: Pues bien, Farid, ahí están las murallas de Calderia. ¿Tie- nes el collar?

Farid: Sí.

Freddy: Bueno, dame un abrazo y suerte, amigo; encuentra a tu hermano y dile que ser diferente no es nada de que avergonzarse.

Farid: Lo haré. Suerte, Freddy.

Freddy: Vaya, tan chiquito y tan valiente.

 

11

 

Farid: Hola… hola. Disculpen, necesito pasar a su ciudad; estoy buscando a mi hermano y él es un hombre lobo, y necesito llegar a Licantropía y me dijeron que el camino es por aquí y necesito pasar… Hola.

Ellen: Hola.

Farid: Ah, hola, soy Farid; vengo del otro lado del clóset, estoy… ellen: ¿Humano?

Farid: Sí.

Ellen: No crees que eres muy pequeño como para andar solo de este lado del closet.

Farid: No.

Ellen: Bien. Qué quieres en Calderia.

Farid: Verás, necesito pasar por Calderia porque voy a Licantropía; estoy buscando a mi hermano y…

Ellen: ¿Lo secuestraron los hombres lobo?

Farid: Sí, bueno, creo; al principio creí que los hombres lobo lo habían secuestrado, ahora creo que él es un hombre lobo.

Ellen: Pero él era humano.

Farid: Pues hasta hace unas semanas nunca me dijo que era un hombre lobo.

Ellen: Pues si es un hombre lobo y vivió fuera del clóset, debe ser un sujeto muy valiente tu hermano.

Farid: Sí, lo es.

Ellen: ¿Sabes que para pasar por Calderia debes traerle un presente a la reina bruja?

Farid: Sí.

Ellen: Y hoy vale el doble porque su majestad cumple años.

Farid: ¿Sí?

Ellen: Sí, por eso no hay nadie cuidando las murallas; es día de fiesta nacional, la reina bruja cumple 450 años y aún se ve hermosa.

Farid: Ojalá le guste mi regalo; debí haberlo envuelto.

Ellen: ¿Qué le trajiste?

Farid: Un collar.

Ellen: ¿Un collar? ¿De verdad?

Farid: Ya sé, no le va a gustar, ¿verdad?

Ellen: Definitivamente no le va a gustar; la reina bruja es especial, es…

Farid: Diferente.

Ellen: Yo le llamaría única.

Farid: Pero es lo único que traigo y no sé qué regalarle a la reina bruja; nunca he visto una bruja, no sé cómo son, y necesito pasar por aquí; quiero encontrar a mi hermano, lo extraño, no me gusta que me cuide Janeth, no me gusta ver películas solito, no me gusta el brócoli que él se comía para que mi mamá no me regañara, no me gusta dormir solito en el cuarto, no me gusta estar dentro del clóset y no me gusta que mi hermano no esté conmigo.

Ellen: ¿Lo quieres mucho, verdad? ••

Farid: Y lo extraño más.

Ellen: Me llamo Ellen.
Farid: Farid.

Ellen: Sube a la moto; te llevaré al castillo, a la fiesta de la reina bruja.

Farid: ¿Por qué no hay nadie en las calles, están todos en la fiesta? ellen: Mira al cielo.

Farid: Guau. Claro, las brujas viajan en escoba.

Ellen: Así es, las brujas viajan en escoba.

Farid: ¿Tú no eres bruja?

Ellen: Sí lo soy, pero no me gustan las escobas; prefiero las motos.

Farid: Hubieras preferido que el regalo fuera un casco, ¿verdad?

Ellen: O unos lentes oscuros.

Farid: Sabes, a veces yo también quisiera ser diferente como tú o como mi hermano.

Ellen: Estoy segura de que tú también eres único en algún aspecto. Farid: Me gustaría ser un hombre lobo.

Ellen: Tal vez lo eres.

Farid: ¿Tú crees?

Ellen: Puede ser, aún eres pequeño para saberlo con seguridad, pero si lo eres o no, no importa; el hecho de que tu hermano sea un hombre lobo no lo hace ni mejor ni peor que tú, eso sólo lo hace…

Farid: Diferente.

Ellen: Único.

Farid: Mi papá no es hombre lobo y las mujeres lobo no existen, ni mi abuelo era hombre lobo; no entiendo por qué mi hermano es así.

Ellen: Son cuestiones de la naturaleza; yo no sé por qué soy una bruja, pero lo soy, y aun siendo bruja no sé por qué no me gustan las escobas. Ustedes los humanos se preguntan muchas cosas irrelevantes, tal vez por eso tu hermano huyó para acá, porque acá no lo cuestionan sobre que sea un hombre lobo; el simplemente nació así y ya, no es tan difícil de entender.

Farid: ¿Cómo se sabe si alguien es un hombre lobo, o una bruja?

Ellen: Verás, a las brujas no nos gustan los moños, por ejemplo; preferimos los sombreros puntiagudos, y los hombres lobo tienen una extraña tradición, en luna llena danzan en parejas con otros hombres lobo.

Farid: ¿Entonces Fernando también es un hombre lobo?

Ellen: ¿Quién?

Farid: Un amigo de mi hermano; en su graduación los vi bailar juntos. ellen: ¿Era luna llena?

Farid: Sí, pero bailaron muy poquito; la gente los miraba feo, no todos, pues, pero sí muchos.

Ellen: ¿Y tú los viste feo?

Farid: No, yo también quería bailar con mi hermano; me gusta bailar. ellen: Entonces tu hermano no es tan “diferente” a ti, a los dos les gusta bailar.

Farid: ¿Por qué mi hermano nunca me mordió si es un hombre lobo? ellen: Eso de que los hombres lobo muerden son mentiras que se inventan los humanos, así como inventan que las brujas comemos niños o que todos los vampiros chupan sangre.

Farid: ¿También conoces a Freddy?

Ellen: Claro, es mi amigo.

Farid: ¿Entonces los hombres lobo no muerden?

Ellen: Mira, como en todos lados hay buenos y malos; hay hombres lobo que si muerden, pero son pocos, así como hay humanos que pelean o que roban.

Farid: Pero los buenos somos más.

Ellen: Lo mismo sucede con los hombres lobo.

Farid: Me gustaría que mi hermano no se sintiera diferente, que pudiera salir del clóset y ser feliz allá afuera, conmigo y con mi mamá.

Ellen: Tu hermano puede ser feliz; sólo no lo hagas sentir diferente, hazlo sentir único.

Farid: ¿Es allí?

Ellen: Allí mismo. Suerte, Farid, saluda a tu hermano de mi parte.

Farid: Gracias, reina bruja.

Ellen: Dime Ellen.

Farid: Gracias, Ellen.

Ellen: Gracias a ti por el collar… Dile a tu hermano que es muy valiente por atreverse a bailar con otro hombre lobo fuera del clóset.

Farid: Se lo diré; algún día yo seré así de valiente. ellen: Créeme, amiguito, ya lo eres.

 

12

 

Mamá: Estás muy callado.

Farid: Mañana voy a ver a Óscar.

Mamá: ¿Ah, sí? ¿Dónde?

Farid: En Licantropía, la ciudad lobo.

Mamá: Ya veo. Me lo saludas.

Farid: No sé si lo quiero saludar.

Mamá: ¿Por qué?

Farid: Porque yo creí que Óscar me quería.

Mamá: Óscar te quiere mucho.

Farid: ¿Y por qué se fue?

Mamá: Ya te he explicado que él es diferente.

Farid: ¿Y eso qué? Yo soy diferente; tú eres niña y yo soy niño; a ti te gusta el brócoli, a mí no; a ti te gusta el helado de fresa y yo prefiero el de vainilla; tú eres grande, yo chiquito; a ti te gustan las novelas y a mí las caricaturas; no somos iguales ma, somos diferentes como Óscar, pero nosotros no nos vamos porque nos queremos; él no nos quiere.

Óscar: ¿Y qué te hace pensar que no los quiero?

Farid: ¿Qué haces aquí?

Óscar: Vine a hablar con mi mamá, pero ¿por qué dices que no los quiero?

Farid: Habla con ella; yo ya ni tengo hambre.

Óscar:¿Qué le pasa?

Mamá: Está enojado contigo.

Óscar:¿Por qué?

Mamá: Porque te fuiste.

Óscar:Pues precisamente a eso vengo.

Mamá: ¿A qué?

Óscar:Ma, no estoy cómodo viviendo en el clóset; mi familia está aquí afuera, la gente que quiero está aquí afuera.

Mamá: Fernando está contigo.

Óscar: Sí, pero no es lo mismo, mamá. Fernando se salió hace tiempo, su familia lo acepta y…

Farid: ¿Y entonces por qué te fuiste? ¿Crees que aquí no te que- remos o qué? ¿Crees que porque eres un hombre lobo íbamos a tratarte mal o qué?

Óscar:¿De qué hablas?

Farid: Estuve en el clóset; conocí a un minotauro que no tenía cuernos, un vampiro que no chupa sangre y una bruja que odia las escobas; todos viven en su ciudad, con su familia y los quieren a pesar de que ellos son…

Óscar: Diferentes.

Farid: Únicos, como tú y como yo. No eres diferente, herma- no; eres único. Eres un hombre lobo, y aunque seas un hombre lobo eres mi hermano, y aunque esté enojado contigo, ya no quiero que te vayas.

Óscar: ¿Y no tienes miedo de que yo sea un hombre lobo?

Farid: Al principio me dio miedo que fueras un hombre lobo, pero lo que me daba más miedo que eso era pensar que alguien te haría daño por eso mismo; no me importa lo que seas, ni a mi mamá tampoco. ¿Verdad, mamá?

Mamá: No, no nos importa.

Farid: Ya sé que no nos vas a morder; los hombres lobo no muerden, bueno, algunos sí, pero tú no lo harás porque nos quieres y eso lo sé.

Óscar: Tuve miedo, no me gusta el clóset, pero acá afuera si alguien más se entera de que soy un hombre lobo…

Farid: Dirán que eres el hombre lobo más único del mundo.

Óscar: Tú eres único.

Farid: Sí.

Mamá: Iré por el postre. Sube tus cosas a tu cuarto; bienvenido a casa, hijo.

Óscar: Gracias, ma.

Farid: ¿Desde cuándo sabes que eres un hombre lobo?

Óscar: Desde que tenía doce. ¿Tú desde cuándo sabes que soy un hombre lobo?

Farid: Desde que te vi bailar con Fer, y también vi cuando le diste un beso.

Óscar: Sí, bueno; es que lo quiero mucho, ¿sabes?

Farid: Lo sé, y yo y mi mamá te queremos mucho a ti, ¿sabes?

Óscar: Sí, lo sé.

Farid: Hoy es luna llena.

Óscar: Lo sé.

Farid: ¿Bailamos?

Óscar: Pero tú no eres un hombre lobo.

Farid: Pero me gusta bailar.

Óscar: Bailemos, pues.

Farid: ¡Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!

 

 

Oscuro.

 

 

La selección y el comentario son del dramaturgo mexicano Daniel H. Soto

 

2 thoughts on “Arte dramático de Mexico: OZ Jiménez

  1. Soy Eric Moore vivo en españa y soy un vampiro y me vuelvo al ser humano tambien en cualquier momento que quiera, soy uno de los hombres mas temidos de mi pais. Me convierto en vampiro gracias a la ayuda de un amigo que me presentó a un maestro vampiro al darme su correo electrónico. si quieres convertirte en un vampiro, contacta con el castillo del reino de los vampiros en su correo electrónico worldofvampir@hotmail.com

    1. ¡Hey, Eric, nos encanta leerte! Hablemos de historias “vampirescas”. Que lindo que sigas nuestro dossier de Arte dramático. Saludos muy especiales para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir