Poesía de Nueva Zelanda: Glenn Colquhoun

Glenn Colquhoun

(Papakura, Nueva Zelanda, 1964)

 

Todo poema es un artificio de la sensación. Y en ocasiones ese artificio debe hacerse material para constatar que, en efecto y como diría Gómez Jattin, la poesía es la única compañera: hace falta que se pueda cargar en la maleta, ponerse encima como se coloca una cobija, beberse como se bebe una taza de café, regarse como se riega un geranio. Todo ello esta en esta grandiosa obra de Glen Colquhoun: un pequeño souvenir para llevar a todo lado en el bolsillo.

 

 

 

Instrucciones para leer un poema

 

1. Para empezar levanta el poema cuidadosamente de su papel.

2. Sopesa el poema en la palma de tu mano.

3. No temas al poema.

4. Toca con tus dedos los bordes del poema:

a. ¿Es áspero o suave?
b. ¿Es pesado o ligero?

5. Arroja el poema al aire. ¿Flota?

6. Pon el poema en tu boca. O bien:


a. Pon una pequeña cantidad sobre tu lengua como si fuera una pasta de dientes.
b. Introduce el poema entero en tu boca como una rebanada pastel.


7. Retira la primera y la última palabra del poema. Agítalo fuertemente. Cada palabra debe salirse de su verso.

8. Coloca las palabras en tu boca y saboréalas. Chúpalas. Mastícalas. Haz gárgaras. Oculta las palabras en tus mejillas. Escúpeselas a la gente.

9. Cuando hayas terminado regrésalas a su lugar.

10. Susúrrale al poema.

11. Grítale al poema.

12. Recita el poema en plena luz del día / bajo la luz de la luna / con la luz encendida / con las luces apagadas / en el cuarto de baño / en el jardín / debajo de un árbol.

13. Recita el poema en los días soleados / los días de lluvia / en días tranquilos / en días ventosos / con el estómago vacío / con la boca llena.

14. Pon el poema en bloques y acuéstate debajo. Ponlo a la hora. Envuelve cada palabra en aceite. Lima los números del motor. Repinta el poema.

15. Desayuna sobre el poema. Mánchalo de café.

16. Párate sobre el poema.

17. Riega el poema.

18. Mezcla el poema con la ropa sucia.

19. Lleva el poema en el bolsillo durante una semana.

20. Ahora ya el poema te pertenece.

 

 

 

Tomado de Wikaráame. Poesía del mundo y sus alrededores. Compilador: Edgar Trevizo  Secretaria de Cultura de Chihuahua, México, año 2018.

One thought on “Poesía de Nueva Zelanda: Glenn Colquhoun

  1. Hermoso espacio, siempre necesario que deja la luz encendida para todos los creadores y para los lectores. Gracias por estar y dar. A las órdenes para cuando sea necesario saludos Fernando Alonso poeta y ensayista de Uruguay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir