Poesía en Lenguas originarias: México

HUBERT MATIÚWÀA

(Guerrero, México, 1986)

 

Pertenece a la cultura Mè´phàà, lengua en la que aparecen aquí sus poemas. Estudió creación literaria y filosofía y letras. Su poesía ha obtenido diferentes reconocimientos en distintos ámbitos literarios y culturales de su país.

 

I

Mbàxtá

Ni’thíin mbàxtá:

Magajáa ajngó’ mbámba mbi’i

asndo rí màxmá nímìaan

khamí nìmbá mi’tsú maxá trastrákha ìdxàà.

Maxá mìñàa xí imbá xuajén idxà’nú,

xí júbà najne xtíñáa

xí nàngra’an rí narathan i’wá ajngáa.

 

Athanè gamakuíín chìkíín

tsí gidá’ agàà,

khamí nithú ñawuán’ rí nìxná rà’kha ìdo niratsí gàjmáa.

 

Mbámbá mì’cha nandxá’wa inuu numbaa,

numuu rí nando’ rí nimbáa ndxájo’ maxá nìñámìna’,

nando’ mandxáwíin à’guàán

rí naraxná tsiakhíí jùbà’ rí niwanúun ñawáan,

khamí nimbá mi’tsú maxá thangújuaa rè’è rí kixnúu

ná nìmbiya’ ànáa

khamí jamboò àña’ rí nisngájmáa xiñàa.

 

Xí ríga ì’di,

màrigá’ màngaa xdúu àjuan’ rí màñaún ná jùwá ló’.

 

I

El gallo

Me dijo el gallo:

Crecerá mi palabra cada día

hasta que tiemble tu corazón

y dejes de agachar la cabeza.

No tengas miedo si a otro pueblo llegas,

si la montaña te viste

y en otra lengua te enredas.

 

Respeta la chicharra

que enterraron en tu garganta

las venas de tu brazo

que por juguetón te dio la calabaza.

 

Cada mañana grito al mundo,

no quiero que ningún hermano se deje,

escuchen las estrellas

que tu mano da fuerza a la tierra que te dejaron,

nunca vendas las flores contadas

donde lloraron tus padres

ni el camino del venado que te enseñó la abuela.

 

Si hay sangre,

también habrá plomo para defender lo nuestro.

 

 

II

Mauricio

 

A Mauricio Ortega Valerio, desaparecido el 26 de septiembre

del 2014 en Iguala, Guerrero

Nè’ne xàñúun a’ó

mbi’i rí nìrugáan,

àtsíyáa rí xùgii rí núñaa ikháán núñí ikhúún nye’,

nìndxá’wa ló’ ná nixphíbí rìga ràwúan,

ná nìgrigá’ ló’ gàjmíí anjgián’ ló’

khamí xuge’ nángua rá,

náa màro’ó gà’khó rìge rá,

tsá jàyá ìdxúu xuajíín ro’,

naa krùse màxtrigùùn ñò’ón tsí nudii a’ó rá,

naa júbà màxkhámaa nàkuáa’

xùge rí nanbra’á mìnaa ngàmí xùbía’

khamí nàgajáa iñúu tsìá’ ló’ rá.

 

II

Mauricio

Mi voz se hizo nido

el día que te agarraron,

¿Que no saben que todo lo que te hagan me lo hacen a mí?,

aullé el relámpago en tu boca,

donde anduvimos con los nuestros

y ahora, ya no,

¿Dónde amarraré este dolor que enciende la esperanza?

¿Quién trae la cabeza del pueblo?

¿En qué cruces colgaré aves que sepultan mi lengua?

¿En qué tierra he de encontrar tus pasos,

ahora, que tu cuerpo se acobija en el miedo

y crece la espiga de nuestra rabia?

 

III

Adà

Nìguwá gí’yáà ènè xàbò tsí jùdá ajwàn’ ná xuajñùún

numuu rí nìgi’duu xkujndu

khamí nangwá ì’gúùn mùtsañuú gajmíí i’wìí xàbò,

tsetse ma’ nàwi’ñuú dxá’án tsú’kwè,

ikhiin tsí nà’phò xuwi ná ndawaá xuajñàn ló’,

ikhiin tsí nùrigú amaà’ ná ajwàn’ xkàradi,

ikhiin tsí nùkuxè jnàwùún khamí nònè ngínií ijíín gò’ò ná júbàá.

 

Xó ma’ ikhaa nìnìñuu xndú tsígun’ ná awùún rómbò

ná ikhoo idi rí jàgù tsíngína,

khamí nìnìñuu ìgì’ tsí mixtìín ná awùún xnú’ndoo mbro’on,

khamí nìnìñuú ná awùún ixè kafé

tsímbi ná nàxtráka mìnà’ rí tsíngína ló’.

 

Xó ma’ ná awùún ìtsuu nì’kà ràgajàà iya idùún

ijíín gò’ò Marutsíí tsí nimbáxuún gàjmìí,

ijíín gò’ò tsú’kwè nìndxá’wè ná nìtuxuù yujndà’ khamí ìtsí,

rí màxá’gá jí’yáà gònè xàbò.

 

Xàbò tsí judà ajwàn’ nìxùdaa xtá inuu,

khamí nìstrákèè mbá xkamídá rí mbijwà ná xpaphòò,

atsú tsákuun iduu àñà’ ná ñawúùn,

ikànjgó ikhaa nìgí’dúù nìgudiín xàbò

mí ni’gií rí tsíngína inuu ixè xaphoo xuajñúùn.

 

Numuu mbi’i rú’kwè, nakhi rí nìgàji’yaà

nuthèèn rí tsàá xàbò júbà ñajwàn xò’,

maján ènè xò’ ñajun rú’kwè mé’

numuu rú’kwè tsetse nàguwá xàbò

tsí nagòó ju’diín ijíín xuajen.

khamí nudii ga’khò ná ñawùún èjèn tsú’kwè.

 

III

El niño

 

Vinieron a buscarlo al pueblo

porque no había para donde darle

y atorarle con los contras,

se hacía costumbre ver a los zopilotes

carroñar en las mojoneras,

bajar los ayates de las redilas

y esculcar las enaguas, buscando carne.

 

Él dejó sus canicas en la cuarta del rombo,

en la raya con nubarrones de nostalgia,

dejó los peces multicolores

con los sueños de la noche

y dejó entre los cafetales

los columpios colgados donde se mece la miseria.

 

En sus huesos,

fue creciendo el llanto de sus amiguitas,

las niñas de Marutsíí,

que pedían oído al polvo y a las piedras

para que no se lo llevaran.

 

Lo encapucharon con escamas de la tarde

y le colgaron un cuerno de chivo,

tres rosarios del ojo de venado

y se dispuso a cazar hombres

y a sentar la muerte en su mesa.

 

Desde entonces,

dicen que los de la Montaña

somos buenos para eso

y no dejan de venir para llevarse a los niños

y sembrarles la muerte en las manos.

 

Selección de poemas realizada por el profesor de lengua náhuatl, narrador, poeta y traductor Martin Tonalmeyotl (Guerrero México, 1983).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *