Decimas mexicanas: Socorro Gutierrez Vasquez

Socorro Gutiérrez Vásquez

(Tlacotalpan, Veracruz, México)

 

Xalapeña por adopción, con estudios universitarios en pedagogía, género e historia. Docente por vocación, feminista por convicción y decimista por herencia y tradición. Creadora de verso libre, soneto y cuento.

Ha sido profesora de bachillerato, formadora de profesores; colaboradora en la feria del libro infantil y juvenil con el taller de Género. Ha participado constantemente en eventos culturales y artísticos con sus  décimas e hizo parte del documental Ni un paso atrás, ONEA México.

En palabras de la autora, una décima es una de las formas de un poema que está conformado por diez  versos octosílabos en rimas consonantes.

“Aunque existen muchas otras formas en la poesía, esta se usa sobre todo en la copla improvisada, en la cuarteta, la redondilla, entre otras. Yo le doy uso como una de las formas para expresar mi poesía”.

 

 

Tomado del decimario: Tajín

 

I

La primera independencia

es la que ocurre al nacer

el ombligo has de perder

y te lo cortan con paciencia

es la primera experiencia

del símbolo de la vida

es una pequeña herida

de una gran separación

de un tiempo de gestación

en una etapa protegida

 

II

La mollera representa

contacto hacia el exterior

cual dimensión superior

que en el nacer se presenta

que la cultura fomenta

como un hecho extraordinario

el bebé es el emisario

de lazos espirituales

que para él son naturales

como un dote visionario.

 

 

Extraviada

 

Hoy la magia se ha escondido

por ningún lado aparece

es mi alma que se estremece

porque ha perdido el sonido

hoy nada tiene sentido,

mi razón se va extinguiendo

su luz desapareciendo

mirando el amanecer

o un confuso atardecer,

que no sé adónde estoy yendo

 

 

Morriña

 

Hoy te extraño diferente

y me conformo con eso

ya no espero tu regreso

no te busco entre la gente

te recuerdo lentamente

como acariciar el viento

percibo justo tu aliento

en mi voz, en mi garganta

donde un soplo se levanta

con aires del Sotavento

 

 

El otoño

 

Hojas sueltas que se enlazan

en un sinfín de suspiros

y en el tiempo dando giros

que con el viento se abrazan,

en un soplo se desplazan

hacia distintos paisajes

son diferentes follajes

que en la hierba se confunden

en la tierra es que se funden

como hilos de un mismo encaje

 

Bichos

 

Pues para esa soledad,

la que a veces nos aqueja,

en el fondo nos refleja

una gran necesidad

de cariño, de ansiedad,

porque así sin advertirlo

sin pensar o sin decirlo,

estamos acompañados

juntos para todos lados

conviviendo sin sentirlo

 

 

Atisbo

 

Quien pudiera extasiarse

en ese bello remanso,

tomarse un día de descanso

aire fresco respirarse

inspirar hasta embriagarse

tierra negra, agua pasada,

cielo gris, tarde acallada

y a desatar los sentidos,

acelerar los latidos

a través de tu mirada.

 

 

Nostalgia

 

Yo observo el atardecer

en la bella Cartagena

el mar que tiñe la arena

de espuma blanca al caer

y tiembla todo mi ser

en la muralla sentada

del viento azul embriagada

poco a poco me anochece

mi alma entera se estremece

¡Mi Dios!, que bella velada

 

 

Diversidad

 

Por la gente sin naciones

Por las razas de este mundo

Por el beso más profundo

Por las grandes decisiones

Por el amor sin razones,

Para corazones puros

Para magia sin conjuros

Para puertas sin candados

Para cuerpos abrazados

Para fronteras sin muros

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *