El diario íntimo, un viaje confesional: Astrid Pinto

Un evento extraordinario 

Extrañaba las compras en PriceSmart de los mismos productos: jamón, manzanas, peras, la caja grande de galletas, las arepas, las degustaciones y curiosear lo que había en el lugar. Ese día me arriesgué a ir en el carro, llevé un informe médico del año pasado y un carrito de mercado en caso de que me parara la policía. Ya había practicado lo que iba a decir, estaba tensa al comienzo mirando por los retrovisores pero al colocar la música y sentir la brisa en mi rostro me pareció que cualquier riesgo valía la pena. Qué agradable era salir más lejos y sola, disfrutar de la música que me gustaba sin interrupciones y estar conmigo misma ¿Cómo no me había dado cuenta de lo grato de ése paseo en apariencia simple y cotidiano? Cuando llegué a PriceSmart había poca gente, recorrí cada pasillo con calma, sin prisa ni molestia de volumen de carritos. Fue rápido pagar lo cuál no es usual nunca.

De regreso disfruté más la ruta, observé cada detalle del camino, el sol tan cálido, la brisa refrescante y la calle con muy pocos carros.  En medio de las circunstancias adversas encontré un espacio maravilloso en ese par de horas que estuve fuera de casa. Mañana tengo intenciones de volver pero ésta vez ya se lo que me espera así que estoy ansiosa por volver a crear ése espacio corto conmigo misma.

 

Astrid Pinto, colombo-venezolana aficionada a la escritura, expresión creativa del mundo que nos rodea y terapia personal.

Ejercicio de escritura del Taller El diario íntimo, un viaje confesional,  dirigido por Angélica González Otero, Bogotá.

 

El muro del lector es un espacio abierto para que los lectores de Lugar poema publiquen expresiones literarias propias o de otros autores, enviando sus textos a contacto@lugarpoema.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *