El diario íntimo, un viaje confesional: Carolina Medina

Ausencia Interestelar

Una vista excepcional, Maritza alcanza a divisar cuatro lunas y doce planetas; se siente un silencio pesado en el ambiente. La meta, por fin estaba cumplida, fue seleccionada entre un gran número de personas para ser parte del programa -Esperanza-, la única y última alternativa para quienes no tuvieron el dinero suficiente para irse antes a cualquier otro lugar del universo; el planeta Tierra termino su ciclo de vida y ahora no era más que una estrella decadente absorbida por lo que alguna vez fue su Sol.

Martiza se sentía desconectada, vulnerable y vacía, cumplía dos años de estar a bordo de -Esperanza- y aún sus sentimientos y emociones la embargaban. A lo lejos lograba distinguir una nube muy densa de colores nacarados, según le dijeron otros tripulantes, allá nacen algunas de las estrellas más bellas de toda la galaxia, estrellas que irradian mucho calor, como Yesenia, con quien, de no ser por el azar del destino, estaría compartiendo la plenitud del momento; con ella inició el proceso de selección y fue más que su amiga durante muchos años en el planeta Tierra, pero con quien perdió contacto desde el día en el que le llegó la noticia de su aceptación y a Yesenia del rechazo. No habría Esperanza para ella. Maritza solo podía detenerse a leer una y otra vez una cita de un pequeño libro de la autora Bibiana Templantes que la acompaño desde el primer día de viaje: “El asunto es asumir qué hay personas que simplemente ya no están, que ya cumplieron su ciclo y ante ello sólo podemos honrar los recuerdos”.

Estaba en un hoyo mental, no avanzaba ni retrocedía y es que esa era su decisión, estaba asqueada de las permanentes discusiones con los otros y con ella misma, ahora solo aprovecharía este momento insuperable para darse permiso de parar y no luchar más, dejar su mente en blanco, respirar y deleitarse con el escenario en el que ahora seguiría su vida.

 

Carolina Medina, mujer bogotana y apasionada por la lectura.

 

Ejercicio de escritura del Taller: El diario íntimo, un viaje confesional, dirigido por Angélica González Otero, Bogotá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *