Monólogo de Antonin Artaud (poema de Camilo Marroquin Diaz)

En el interior

no encontré

ni belleza

ni fealdad

pero hallé virtud…

Y la nada

como una vagina impenetrable…

 

Ese vacío estaba dentro de mí

y palpitaba como un corazón

y yo trataba de encontrar una palabra

y el vacío balbuceaba como un bebé

y ese vacío

resultó

siendo

el culo de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *