Monólogo de Antonin Artaud (poema de Camilo Marroquin Diaz)

En el interior

no encontré

ni belleza

ni fealdad

pero hallé virtud…

Y la nada

como una vagina impenetrable…

 

Ese vacío estaba dentro de mí

y palpitaba como un corazón

y yo trataba de encontrar una palabra

y el vacío balbuceaba como un bebé

y ese vacío

resultó

siendo

el culo de Dios.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *