Poesía Hondureña: Rommel Martínez

Rommel Martínez

(Comayagüela – Honduras, 1989)

 

Tiene una relación amor y odio con la MetaData. Ama los perros aguacateros. Dirige su blog y el Canal de Youtube: El desahogo del pez.

 

*

 

Uno puede ver avanzar la calle mientras se es como la electricidad, y hay mucho que aprender de los árboles, la manera como se lanzan al precipicio tras la vista a cuadros desde un bus al límite de lo que la carretera soporta, es la manera de vivir el sueño de la irrupción, esa forma en la que respira el bosque, es la forma del hueso, y cómo duele crecer entonces pero no. La figura de todos sus colores es el estudio de todos mis colores mientras soy llevado como una partícula a la colisión y se repite el proceso hasta que la calle sea viento. Soy llevado como una partícula a la colisión, soy llevado como una partícula a la colisión.

 

 

*

 

Desde el  agua  turbia

Algo sé del tiempo transcurrido hasta el océano

Sé también de la sintaxis

Era difícil comprender el discurso de los rápidos entonces

Sin embargo

Hubo cierta luz entre toda la cantidad de gente que se nos ocurrió ser

Pudimos amar de la forma más significativa

Pudimos amar de la forma más triste

Vos por tu lado

Yo por el mío

Pero al momento de estar juntos nos amamos de la única manera que existe

Y algo entendimos del mundo por su culpa

Así como algo se descubrió de la plenitud

Desde el caos

Así

Como algo sé del sol por su color.

Desde la tormenta  invisible que cae en distintos ángulos

El viajero del tiempo ve la estructura molecular de las palabras

La necesidad de nombrar las cosas

Y despreciar su existencia

Tratando la muerte como quien cuenta un secreto a un niño

La imagen de la lengua es una onda de radio

La imagen de la lengua es una onda de radio que viaja desnuda

La imagen de la lengua es una onda de radio que viaja desnuda por el frío

Nada hay más importante que la posverdad

Digo que en realidad el sol es del color de la hierba o al revés

Sin embargo las cosas que son necesarias

Existen fuera del alcance de los desesperados

Hablar del encuentro es renombrar la base química de la tormenta

Entonces decir nube

Es crear lo inalterable

Entonces pronunciar lo que no cambia

Es asesinar su forma

Entonces saber leer los cristales de la sangre

Es aprender a escuchar la noche de las luciérnagas

No existe la neutralidad en la redistribución de la energía

Y veo la contradicción de lo que creí era la temperatura al borde del océano

Sé del delito que es la coherencia

Sé también de los mejores momentos y de los fantasmas

Sé de las edades y los números

La ecuación de la poesía es la cuántica

Y la imagen de la lengua es una onda de radio

La imagen de la lengua es una onda de radio que viaja desnuda por el frío, desde una estrella La imagen de la lengua es una onda de radio que viaja desnuda por el frío, desde una estrella en un sistema que no se sabe si existió  a miles de años luz o es el encuentro de la otredad desde el estanque

 

*

 

Si hay alguna forma de ver el viento es la voz de las ondas en el aparato de la alternancia, una manivela, un pañuelo que pronuncia el discurso de la distancia ante el amor de la vida, una partícula, el pelo suelto de una fotografía y entonces; no es sólo ése nombre, viento, es el viento mientras pasa con su caricia como una violentísima imagen de futuro para lxs desesperadxs. El apellido así también de algunas cosas, ver la construcción de un horizonte que puede ser y puede aproximarse a mí mientras yo me aproximo a la velocidad del sueño.

 

La selección es de Dariela Torres, escritora y performista Hondureña.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *