Poesía mapuche: Elicura Chihuailaf

Elicura Chihuailaf

(Quechurehue, Chile, 1952)

 

Es un poeta y oralitor de tradición mapuche. Su poesía indaga los rincones de la memoria colectiva y la reivindicación de la existencia en su profundo arraigo con la naturaleza, la tierra y la vida en comunidad.

 

La llave que nadie ha perdido

 

La poesía no sirve para nada

me dicen.

Y en el bosque los árboles

se acarician

con sus raíces azules

y agitan sus ramas el aire

saludando con pájaros

el rastro del Avestruz.

La poesía es el hondo susurro

de los asesinados

el rumor de hojas en el otoño

la tristeza por el muchacho

que conserva la lengua

pero ha perdido el alma.

La poesía, la poesía

es un gesto, un sueño, el paisaje

tus ojos y mis ojos muchacha

oídos corazón, la misma música.

Y no digo más, porque nadie

encontrará

la llave que nadie ha perdido.

Y poesía es el canto de mis

Antepasados

el día de invierno que arde

y apaga

esta melancolía tan personal.

 

Ini rume ñamvm noel chi llafe 

 

Feyti vlkantun che mu rume

kvmelay, pigeken.

Ka fey ti mawizantu ayiwigvn

ti pu aliwen

ñi kallfv folil mu egvn

ka ñi chagvll negvmi ti kvrvf

chalilerpuy vñvm egu

ti Pvnon Choyke.

Feyti vlkantun alvkonchi wirarvn

feyti pu lalu

kiñe pin ti tapvl rimv mew

feyti weñagkvn feyti wecheche

ñi petu zugu ñi kewvn

welu ñami ñi pvllv.

Feyti vlkantun, ti vlkantun fey

kiñe pewma feyti afvl chi mapu

tami ge ka iñche ñi ge, vlcha

allkvfe piwke, ka feychi

vl zugulvn.

Ka zoy pilayan, ini rume penolu

ti llafe ini rume ñamvn nolu

Ka vlkantun fey ñi vl tañi.

pu Kuyfikeche

pukem antv mu vy lu ka chonglu

feyta chi kisu zwam weñagkvn.

 

***

 

Podría ser inmensamente feliz

 

Podría ser inmensamente feliz

me digo

pero cómo, si tú —lejana— estás

llorando?

 

Rume ayiwvn che geafun

 

Rume ayiwvn che geafun, piwvn

welu chumgechi kay, eymi

—kamapu— gvmaleymi?

 

***

 

El silencio de los bosques

 

Mi padre y yo solemos charlar

hasta la madrugada

bebiendo del vino de la pena

y la esperanza.

¿Alguien puede evitar el otoño

del oeste?, me dice

los ríos van perdiendo su

profundidad

el caudal de la sabiduría

y comienzan a añorar el silencio

de sus bosques.

Nosotros pensamos en el hijo

el hermano, aún en el exilio.

Hablamos de luchar, mientras

los zorros

cruzan gritando nuestros campos.

 

Mi padre y yo, envejecidos

ahora nos miramos entre lágrimas.

 

Mawizantu ñi ñvkvf nagvn

 

Ñi chaw iñchiw wvnmakeyu

nvtramkan mew

pvtokonefiyu ti pullvko weñagkvn

ka pewmagen trvrvm pelu

Mvley che ñi noytual feyti rimv

nome lafken Mapu mew

tuwlu?, pienew

feyti pu lewfv pichikonwey

witrunkvle chi kimvn

ka wiñvm tuygvn ti nvkvfkvlechi

mawizantu

Iñchiñ rakizwamiyiñ taiñ

fotvm mu, peñi ka feyti

kamollfvñmapu mew

Newentun zuguyu, welu ti pu gvrv

wirarkvlen katrv rupay taiñ

lelfvn mew.

 

Ñi chaw iñchiw, fvchalewiyu

fewla azkintuwi ta ragi kvlleñu mu.

 

***

 

En el sueño de mis abuelos

 

Si pasas por la vida

y no cultivas el jardín

de la amistad:

pasas en vano.

 

Ñi pu laku pewma

 

Rupalmi mogen mew

kvzawnofilmi ti wenviyewvn

mapu ñi pu rayen:

re rupaymi.

 

 

Esta selección proviene del poemario De sueños azules y contrasueños (2000) y la traducción es de su propio autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *