Poemas para resistir II

Elena Cabrejas

(Argentina)

 

 

Después del espanto

 

 

Tal vez debajo de los miedos

incrustados en la piel

vuelva a resucitar

la ternura.

 

Tal vez desde los brazos muertos de los mutilados

se alce algún día el perdón.

 

La vida continúa a pesar de

tanta inocencia

enterrada.

 

Pero habrá

un momento

en que se congregue un ejército

de sombras

de esas que no logran olvidar,

y salgan con su bandera gris,

a exigir cuentas

a la Historia.

 

 

Horacio Benavides

(Colombia, 1949)

 

 

Yo que iba para la fiesta

 

Había comprado estos zapatos blancos

esta ropa blanca para ir a la fiesta

y la sangre de mi hermano

ha salpicado la manga de mi pantalón

 

Y ya es muy tarde para volver al almacén

y no tengo ropa limpia en la casa

y cómo salta el rojo sobre el blanco

 

Seguramente ya arde la fiesta

y el alcohol corre como el agua

 

Y para colmo

la sangre de mi hermano

ha manchado mi camisa blanca

aquí en el pecho

 

 

Otto René Castillo

(Guatemala, 1948)

 

 

Estratega a contrapecho del hombre

 

Coronel,

tú que tienes

las armas y el poder,

puedes mandar

a bombardear

nuestras montañas,

que su tranquilo

pecho

de esperanza y pájaro

jamás huirá

despavorida hacia el viento.

 

Coronel,

tú que tienes

las armas y el poder,

puedes mandar

a matar

a quien te dé la gana;

a encarcelar

a quien se atreva

al coraje de la frente

en alto,

gallarda y luminosa

como son las frentes

de los dignos.

 

Coronel,

tú que tienes

las armas y el poder,

puedes

enviar a cerrar un instituto;

a herir el dulce futuro

de la patria con la tarascada

gris y salvaje

de tus malditas balas

y a uniformar

el orgullo civil

del quetzal postprimario.

 

Pero todo será en vano,

coronel,

porque tú no puedes,

con tu impotencia milenaria,

mandar a bombardear,

a matar y encarcelar,

a uniformar

la inconformidad

de un pueble entero.

Esa es la lucha,

coronel,

y en esa lucha

tú llevas

la peor parte,

porque tú,

coronel,

piensas

del hombre para atrás

y el pueblo piensa

del hombre

hacia adelante.

 

He ahí,

pues,

coronel,

estratega

a contrapecho

del hombre,

por qué tienes

de antemano

perdida la batalla

en contra de

nosotros

 

Lugar Poema es un lugar de resistencia. Todo aquello que se manifiesta desde la subjetividad más intrínseca nos interesa.

 

Desde ayer, durante esta semana, en sintonía con la movilización política y social que vive Colombia, cada día encontrarás Poemas para resistir. 

 

2 thoughts on “Poemas para resistir II

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir