Un poema de William Carlos Williams: Miguel Ángel Zapata

William Carlos Williams

(New Jersey 1883-1963)

 

Selección y versión del poema en español de Miguel Ángel Zapata.

 

 

Woman Walking 

 

An oblique cloud of purple smoke

across a milky silhouette

of house sides and tiny trees-

a little village-

that ends in a saw edge

of mist-covered trees

on a sheet of grey sky.

 

To the right, jutting in,

a dark crimson corner of roof.

to the left, half a tree:

 

-what a blessing it is

to see you in the street again,

powerful woman,

coming with swinging haunches,

breasts straight forward,

supple shoulders, full arms

and strong, soft hands (I’ve felt them)

carrying the heavy basket.

I might well see you oftener!

and for a different reason

than the fresh eggs

you bring us so regularly.

 

Yes, you, young as I,

with boney brows,

kind grey eyes and a kind mouth;

you walking out toward me

from that dead hillside!

I might well see you oftener.

 

 

Mujer Caminando 

 

Una nube oblicua de humo púrpura

a través de una silueta lechosa

de los lados de la casa y árboles diminutos-

un pueblo pequeño

que termina en un filo de sierra

de árboles cubiertos de niebla

en una hoja de cielo gris.

 

A la derecha, sobresaliendo,

una esquina oscura del techo carmesí,

a la izquierda, medio árbol:

 

-qué bendición es

volver a verte en la calle,

mujer poderosa,

vienes ondulando caderas,

pechos hacia adelante,

hombros flexibles, brazos llenos

y fuertes, manos suaves (las he sentido)

llevando la cesta pesada.

¡Bien te podría ver más a menudo!

y por un motivo distinto

al de los huevos frescos que

nos traes con tanta frecuencia.

 

Si, tú, tan joven como yo

con cejas huesudas,

ojos grises bondadosos y boca generosa;

tu caminas hacia mi

desde esa ladera muerta!

Bien te podría ver más a menudo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianSpanish
#ColombiaResistePoemas para resistir